Buscar
  • Conectando Caminos por los Derechos

Herminda, alma de San Miguel

Actualizado: 29 mar 2021

Herminda Bermúdez, colombiana retornada, alma de su barrio, habitado por familias migrantes en Cúcuta.


Por los callejones de Camposolo, en el sector San Miguel, en Cúcuta, con andar templado camina Herminda Bermúdez. A su paso, desde las puertas artesanales se asoman las vecinas, todas ellas migrantes venezolanas o colombianas retornadas que colonizaron este territorio antes desolado.


Preguntan cómo va la gestión de cupos escolares, con la esperanza de que sus hijos entren a estudiar; indagan por los cursos para mujeres; consultan a dónde pueden llevar a su familiar enfermo. Herminda no tiene cargo ni título; dedicó su vida en Venezuela a trabajar la fotografía, pero desde que regresó a Colombia y vive en Camposolo se dedica a gestionar oportunidades para el acceso de su comunidad a los servicios básicos, con frecuencia negados por la falta de documentos que regularicen la situación de los migrantes y retornados en el país.


Ante tanta demanda y tan poca orientación que reciben las mil personas migrantes que han identificado en su entorno, ella empezó a formar mujeres en liderazgo comunitario para la atención de esta población.

Ahora, Herminda recorre el barrio junto a Andreína, Merce, Luna, Maximina, Ester, Pastora, Carla, en total 12 mujeres que lideran su recién formada organización Aves Emigrantes de Paso Somos Uno Solo, a la cual se han vinculado 250 mujeres. Para ellas han gestionado cursos de marroquinería, macramé, huertas caseras, acompañamiento psicosocial, salud comunitaria, liderazgo, prevención de la Trata de Personas, entre otros temas que han mejorado sus condiciones de vida mientras empiezan a surgir de nuevo.


La casa de Herminda se ha convertido en la sede informal de la organización. Allí llegan permanentemente las mujeres a encontrarse, a recibir orientación y a compartir los avances en sus compromisos con Aves Emigrantes de Paso.



Aunque muchas no tienen máquina, logran terminar los bolsos y estuches del curso de marroquinería, que muestran con orgullo, y se admiran del crecimiento de sus huertos.

"Ahora estamos haciendo el censo de los hogares del sector. Así estaremos preparadas cuando se presente una oportunidad de darnos apoyo", dice.




El camino a pie

Con su entrega, Herminda se ha convertido en el alma de su comunidad. Además de consultarla sobre los procedimientos para los migrantes, también recurren a ella cuando se presentan accidentes o necesidades apremiantes. Para responder a sus solicitudes, las lideresas de Aves Emigrantes de Paso se forman en ética y valores y aprenden las Rutas de acceso a las entidades del Estado.


Ya se conocen el camino a pie al ICBF, a la Personería, y a las organizaciones sociales y de cooperación internacional que atienden migrantes en situación irregular.


"Hemos tenido casos de personas que necesitan atención médica y no cuentan con familiares, entonces una de nosotras se ha encargado de acompañarla hasta su recuperación".

Herminda regresa a su casa con los pies cansados y con el peso de las dificultades que padecen sus vecinos a cuestas pero con la misma fuerza con que se levanta cada día para llevarles la esperanza.




110 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo