Buscar
  • Proyecto Migración Venezuela - Semana

Tapabocas con sello de migrantes y desplazadas emprendedoras

Actualizado: 29 mar 2021


Por: Milagros Palomares


Fidelia Centeno casi cumple 80 años, pero es tan hábil en la máquina de coser como una operaria con la mitad de su edad. Le apasiona el trabajo que ha hecho prácticamente toda su vida y con el cual levantó a sus cinco hijos en el pueblo de Girón, Santander.

Ella es la mayor de un grupo de mujeres migrantes venezolanas, refugiadas y desplazadas colombianas que montaron un emprendimiento para confeccionar tapabocas en plena pandemia. En un taller del barrio La Playa, en Cúcuta —el principal punto de entrada de la migración venezolana en los últimos cinco años— elaboraron más de 4.000 tapabocas con ilustraciones inspiradas en la fuerza de las personas que se vieron forzadas a dejar sus países.


Fidelia se siente feliz y agradecida de aportar con su oficio, a pesar de que a veces la aqueja un dolor en una rodilla: "los achaques de la vejez", dice. En el año 2000 se fue a vivir a San Cristóbal, capital del estado Táchira, a buscar un mejor futuro. La atrajo la bonanza que vivía Venezuela y "el bolívar (la moneda venezolana) que estaba bueno".


"En esa época allá cualquiera le daba trabajo a los colombianos, uno conseguía fácil en haciendas o en cualquier negocio. Nos admiraban por nuestra capacidad y entrega", dice la abuela que no ha parado de coser seis días a la semana.

Fotos: Fernando Hernández / ACNUR





78 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo